Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

Palma en 2 días

Una de las ciudades más bellas del Mediterráneo a tus pies.

Primer día
La mañana del primer día descubriremos una ciudad abierta al mar. ¿Qué mejor manera que con una visita a bordo del Bus Turístico? Para una visita a nuestro aire, partimos de la Plaza de la Reina, paseamos por los jardines de s’Hort del Rei y continuamos por la antigua muralla. A los pies de la imponente Catedral gótica obtenemos una panorámica del Parc de la Mar, espacio cultural de Ses Voltes y la bahía, parando en el Palacio de la Almudaina o el Palacio Episcopal. La calle Palau Reial nos llevará a la Plaza de Cort, donde se ubica el emblemático Ayuntamiento. Desde aquí nos dirigiremos a través de algunas de las calles comerciales más peculiares de la ciudad hacia el Born, agradable calle llena de tiendas exclusivas. Pasearemos tranquilamente y visitaremos las exposiciones y la oficina de turismo del elegante Casal Solleric. En dirección al mar llegaremos a la antigua lonja del pescado, terminando el bello recorrido por la zona con la vista a la cripta y museo de la Iglesia de la Santa Cruz. Para comer, podréis escoger entre la amplia oferta del barrio de la Llotja, Born y la Porta de Santa Catalina. Después, se pueden combinar las compras por la calle Unió, la Plaza de Weyler y Jaume III con una visita al Museo de Arte Contemporáneo Es Baluard. Otra opción es tomar el bus turístico rumbo al Castillo de Bellver, viejo gigante que, elevándose desde poniente, protege a Palma desde el siglo XVI. Para descubrir la noche palmesana, recomendamos una cena en el siempre animado Paseo Marítimo.

Segundo día
Empezamos con una visita al majestuoso Palau March y su atractivo museo. Tras adentrarnos en los patios de Can Oms, Can Bordils y Can Olesa. A continuación, visitaremos los Baños Árabes y el Museo de Mallorca, verdaderos encuentros con la historia de la ciudad. En la plaza del mismo nombre está la Iglesia de Santa Eulalia, cerca del Casal de Can Vivot, y desde aquí llegamos a la emblemática Plaça Major, deteniéndonos ante las fachadas modernistas de Can Forteza y El Águila. (La manera más sencilla de visitar los bellos patios de Palma es concertar una visita guiada con cualquiera de las empresas que organizan estas rutas, las cuales encontrarás en el apartado “información práctica”. De este modo te aseguras poder acceder a ellos -ya que muchos son de titularidad privada- y conocer estas joyas arquitectónicas cargadas de historia, que te reciben como verdaderos anfitriones de la ciudad). Para comer, nos deleitaremos con cualquiera de los restaurantes cercanos al popular Mercado del Olivar. El bus nº3 nos llevará hasta la imprescindible Fundació Pilar i Joan Miró. Otra opción es ir de compras desde las Ramblas hasta la Plaza de España, recalando en un café de la zona y combinando por el recorrido visitas al antiguo Gran Hotel (joya modernista), las fachadas del Palacio de Justicia y de la Casa Casasayas y el Museo de Arte Español Contemporáneo Juan March. Para cenar, nos adentraremos en el barrio de moda: Santa Catalina.

Puntos de interés

Otras rutas