Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

Productos típicos

Palma pone al alcance de sus visitantes todos los productos típicos que se producen en las diferentes zonas de Mallorca. Entre una amplia variedad de productos destacan los siguientes:

Calzado
En Mallorca se produce calzado de muy alta calidad y de todos los estilos. Las exportaciones de calzado mallorquín, el aumento en sus valoraciones externas y la aparición de firmas emblemáticas, aunque con gran arraigo histórico, en las que la impronta artesanal, es decir, la intervención humana directa en buena parte del proceso productivo, han hecho que el zapato mallorquín sea reconocido en el mundo por su calidad y por el cosido circular continuo que aísla del calor y la humedad y que adapta la plantilla perfectamente al pie, proporcionando al zapato gran comodidad y resistencia.

Artículos de piel
Gracias a la calidad y el diseño de los artículos, la industria de piel y de calzado está reconocida a nivel nacional e internacional. Numerosas marcas internacionales fabrican en Mallorca productos de excelente calidad. Más de doscientas operaciones se realizan sobre los artículos de piel artesanales, ya sean zapatos o bolsos, desde que se comienza su fabricación y hasta que se concluye. Éstas podrían ser muchas menos, por supuesto, pero entonces se perdería la filosofía artesanal de las empresas, y pondría en riesgo el prestigio que han conseguido los productos de piel insulares, identificados como un producto hecho a conciencia y con una calidad difícilmente igualable. Estos más de doscientos pasos de fabricación se reflejan en todos sus detalles; un cuero excelente, puntadas y costuras perfectas, un interior suave como un guante y la garantía de un proceso único en el arte de hacer calzado y complementos en piel.

Perlas y joyas
Las perlas artificiales le han dado renombre internacional a Mallorca y son parte del entramado donde la creación da vida a la forma y distinción al color, de la mano de la paciencia, la delicadeza, el diseño y el placer de las cosas bien hechas. Cada pieza única y diferenciada nace de la sabiduría de los artesanos mallorquines. La joyería mallorquina cuenta con una amplia gama de tiendas y talleres donde adquirir piezas en oro y plata características del lugar, como el típico cordón mallorquín, una cadena gruesa de los citados metales que tiene forma retorcida, de la que cuelga la cruz mallorquina, una cruz griega dentro de un rombo. El cordón mallorquín con la cruz puede comprarse en forma de collar o de pulsera.

Vídrio
El vidrio soplado es una antiquísima técnica artesanal que requiere una gran destreza y un dominio absoluto. Se trabaja el vidrio a altísimas temperaturas y se moldea con un soplete, del que surgen esas formas casi mágicas y de un colorido de extraordinaria belleza. El dominio y creatividad del artesano son imprescindibles para crear esas maravillosas piezas al untar, fundir, mezclar o adherir los colores. Suelen utilizar una pajilla metálica para darles esas magníficas formas con volumen en su interior.

Muebles
Hoy en día se pueden encontrar exquisitas muestras de este mobiliario tradicional en los numerosos anticuarios que existen en la isla, con auténticas obras de arte que representan desde las piezas más sencillas a las más sofisticadas y laboriosas.