Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

Parroquia de Santa Eulalia

Monumento

La iglesia de Santa Eulalia (Santa Eulàlia), es junto a la de Sant Miquel, Sant Jaume y Santa Creu, una de las cuatro parroquias más antiguas de Palma.

Recibe el nombre de la santa patrona de Barcelona, muy venerada por los conquistadores cristianos procedentes de Cataluña.

Desde el exterior, los muros laterales del templo gótico contrastan con la fachada principal, y la torre del campanario, remodeladas en estilo neogótico entre 1894 y 1903, con motivo del terremoto acaecido en Mallorca en 1851.

En las capillas de esta parroquia hay ejemplos del estilo medieval mallorquín, como las tablas del Salvatore Mundi ( Francesc Comes), la Dormición de la Virgen y los retablos de Santa Lucía, Santa Bárbara y San Blas. También son numerosos los ejemplos del barroco como el retablo de San Bartolomé y el de la Piedad, así como el de San Eloy.

La monumentalidad de este templo obedece a que fue en el siglo XIII, la parroquia de mayor superficie de Palma.

La judería de la época medieval, el Call Major, perteneció a la jurisdicción administrativa de la parroquia de Santa Eulàlia.

La superficie del Call Major, abarcaba un espacio urbano delimitado al norte por la Plaça Sant Francesc y la actual calle Ramón Llull, al este por las calles Botons, Calders y Salom, al sur por las actuales calles Posada de Montserrat y San Alonso y al oeste por las calles Santa Clara y Pare Nadal.
En 1391, una revuelta campesina contra el poder real, fue desviada hacia los judíos que representaban la cara más débil del poder real. Fue un estallido de violencia que se había iniciado ese mismo año en diferentes ciudades de  la geografía española.

El asalto al Call Major de Palma la noche del 2 de agosto de ese año registró más de trescientas muertes. Muchos judíos consiguieron huir, sobretodo hacia el norte de África. Otros se convirtieron al cristianismo, precisamente en esta parroquia, así como también fue escenario de la segunda conversión general en el año 1435.

De la parroquia, resultan de interés en relación a la historia de los conversos y xuetes mallorquines, la primera capilla de la izquierda, si accedemos por el portal lateral del templo, de la calle c/ església de Santa Eulàlia, también llamado portal dels argenters, plateros, por ser el oficio que más predominaba entre los conversos. Se trata de la capilla de la Cofradía de San Eloy, santo patrón de herreros y plateros, cuyo símbolo es el jarrón de plata que vemos en el retablo y en la lápida de mármol en el suelo. También se conserva en la iglesia, el púlpito desde el que predicó San Vicente Ferrer, conocido popularmente como L’Àngel de l’Apocalipsi, con su retrato colgado en la parte superior y la lápida conmemorativa, 1413, en las escaleras.