Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies

Ferrocarril de Sóller

Monumento

Antiguo tren de madera que como una máquina del tiempo, nos traslada desde la cosmopolita y moderna Palma cruzando serpenteante la Serra de Tramuntana y entre túneles, puentes, campos de almendros y naranjos al maravilloso valle de Sóller, donde se encuentra uno de los pueblos más bonitos y característicos de la isla.

El ferrocarril de Sóller se caracteriza, entre otras cosas, por ser un ferrocarril de vía estrecha, con un ancho de vía de 914 mm (yarda inglesa) poco común en la actualidad y por presentar un material móvil antiguo muy variado, de carácter detallista y mantenimiento artesanal.

Además, el Ferrocarril de Sóller destaca por el especial y atractivo trayecto que realiza superando la barrera natural que supone la Sierra de Alfàbia, con sus 2,8 km de ancho y 496 metros de alto. Para ello, el ferrocarril, en un tramo de tan sólo siete kilómetros supera un desnivel de 199 metros con una pendiente de 23 milímetros, atraviesa trece túneles con longitudes que van de los 33 hasta los 2.876 metros, sobrepasa varios puentes, el viaducto “dels cinc-ponts” de cinco arcos con luces de 8 metros de altura y cuantiosas curvas, algunas con radios inferiores a los 190 metros.

Con  un siglo de vida, el tren de Sóller sigue manteniendo todo el encanto del pasado. Desde 1912, este ferrocarril, une las ciudades de Palma y Sóller en un entrañable viaje a través de montañas y valles, conservando todo su carácter nostálgico y original. Un año después, fue inaugurado el viejo tranvía de madera que todavía hoy, conecta Sóller con su puerto en un delicioso trayecto entre huertos de naranjos.

Los tradicionales vagones de madera, evocadores de un tiempo pasado, transportarán al viajero, durante 27 Km., por paisajes y lugares de cautivadora belleza, que sólo desde el tren son alcanzables.

Utilizado hasta los años setenta para el transporte de mercancías y viajeros, el tren precisó tracción a vapor hasta 1929, fecha en que fue sustituida por la energía eléctrica. Actualmente, sólo se utiliza para el transporte de viajeros.

El edificio de la estación del tren de Sóller en Palma es de estilo modernista-historicista.

Un recorrido inolvidable que no debería perderse. Una vez en Sóller, le recomendamos el traslado en tranvía hasta su puerto.